Envío gratuito a partir de 49€ en Península

Suculentas con flor.

Bien podría ser el nombre de una ensalada de verano, lejos de ser un plato vegetariano, sí que se puede decir en cocina se adaptó esta definición de ciertos alimentos y platos de su propia definición, según la RAE “jugoso, sustancioso’’. Y de ahí precisamente recibe el nombre este tipo de planta.

Las plantas suculentas o crasas son las que disponen de almacenamiento de agua en grandes cantidades en alguna parte de la planta, dependiendo del tipo. De los ejemplos más famosos de este tipo de plantas cabe destacar los tallos de los cactus, así como Aloe. A diferencia del resto de plantas, es de noche cuando abren sus estomas para poder respirar y perder la menor cantidad de agua posible. La suculenta es utilizada como arte japonés llamado Kokedama, en el que se utiliza dentro del diseño de interiores, jardines verticales y terrarios, esto daría para otro artículo. Vamos a contarte los tipos de suculentas con flor.

5 Suculentos tipos con flor.

Te mostramos algunos de los tipos de suculentas con flor que mejor pueden acompañar el entorno que decorar o tu jardín, y te contamos algunas de sus características o curiosidades.

Aloe Vera.

También conocida como sábila. Es de las más conocidas de la familia de las suculentas, su origen se encuentra en el Noroeste de África; popular por sus propiedades medicinales, forma parte de cremas para belleza y salud y es muy usada por su característica cicatrizante, así como para calmar la piel tras una sobreexposición al sol; su aspecto estético también es bastante demandado dada sus grandes hojas y su floración en primavera.

Cactus de Navidad o Pascua.

No te preocupes, no es como cuando dicen que un villancico da mala suerte si lo cantas en verano. Originaria de la zona de Brasil, y conocida como Santa Teresita, es una planta epífita, vive pegada a la copa de los árboles. No es difícil de entender el nombre, su floración se produce durante el invierno, coincidiendo con la época en la que se le manda una carta a Papá Noel y los Reyes Magos. Las flores surgen de los extremos del tallo y se compone de pétalos flechados que figuran una forma acampanada; el color más típico de esta planta es el rosa, pero también puede encontrarse en rojo o púrpura.

Uña de gato.

Originaria de Sudáfrica, hoy día crece en zonas de clima mediterráneo de Australia, Europa y América. También recibe nombre de uña de león, o hierba del cuchillo. Son suculentas rastreras de tallos largos de hasta dos metros. Su floración comprende toda la primavera hasta inicios de verano con colores tan variados como el amarillo, rosa, púrpura o rojo.

Planta de jade.

También conocida como árbol de la amistad o alegría rosa, es considerada una muy buena opción si es tu primera vez con plantas de interior, alcanzando 1.50metros. Aunque su cuidado debe ser óptimo si se quiere conseguir una preciosa floración, en forma de estrella, van desde el blanco al rosado. Su floración se produce a finales de invierno o comienzos de la primavera, pero pueden volver a florecer en verano y otoño.

Kalanchoe.

Una suculenta que decide de donde es, de la familia Crassulaceae, comprende 100 especies nativas de Asia, África y Europa, por lo que puede ser de cualquier lugar dependiendo del tipo que se trate (pumila, tomentosa, uniflora y una larga lista), por ejemplo la Calanchoe procede de Madagascar. Alcanza unos 45cm de altura y sus flores son pequeñas de colores blanco, naranja, rojo o rosa; su floración se produce a finales de invierno y principios de primavera.

Suculentos cuidados.

Ya os comentamos anteriormente los cuidados de los cactus en zonas de interior [enlace anterior post sobre cactus de interior] pero, aun siendo de la misma familia, os comentamos un poco de los puntos a tener en cuenta para los cuidados de este maravilloso tipo de planta.

  • Luz: A pesar de provenir de ambientes cálidos, y desérticos según el tipo del que hablemos, algunas especies se deshidratarán si se exponen a un sol muy intenso, en lo que respecta a un cuidado hogareño, lo idóneo es localizarlas en habitaciones luminosas. Un tono marrón te indicará que se están pasando de más sus horas de luz.
  • Riego: se recomienda un riego cada 10 o 15 días, dado que la mayoría no tolera el exceso de humedad en el sustrato.
  • Suelo: a priori lo importante es que el sustrato disponga de un buen drenaje, pero lo idóneo es que uses abono específico, como mucho, sustrato universal mezclado con sustrato para plantas crasas.

Si queremos que nuestra planta florezca, debemos ser pacientes y cuidadosos, ya que algunas pueden tardar años en florecer si no disponen de las condiciones óptimas. Si tienes curiosidad por conocer el mundo botánico, te recomendamos el blog Consultaplantas.com ; pero si quieres un trato personal con expertos en cactus y suculentas, te recibimos sin espinas y con los brazos abiertos, ponte en contacto con nosotros ante cualquier duda.

Comparte esta entrada