En diciembre los pedidos se envían una vez a la semana.

La magia decorativa del cactus.

El cactus es una de las plantas más decorativas que existen por diferentes motivos. La perfección en la decoración no es sólo la combinación cromática que haga que una habitación sea visiblemente atractiva, la practicidad de los elementos con los que decoramos y que nos lleve poco tiempo su mantenimiento, son dos elementos muy a tener en cuenta en el momento de decidir qué elegimos para crear ese ambiente de paz y calma que necesitamos en nuestra vivienda.

El ser humano, desde siempre, ha tenido gran conexión con la flora para la decoración de su hogar, y los cactus son la mejor elección, ¿por qué lo decimos nosotros? No, porque te lo demostramos en este post.

Lo que caracteriza al cactus.

Para adquirir un cactus, debes tener en cuenta la base del tronco para asegurarte que está sano, sin insectos y con buen color. Te recomendamos que elijas ejemplares de tamaño pequeño, ya que alcanzan antes la floración y la madurez.

No confundas las plantas crasas con los cactus. Se reconocen estos de forma sencilla ya que las crasas no tienen pinchos y los cactus se caracterizan por sus pequeños montículos, conocidos como aureolas, que tienen una pelusa en la parte superior donde nacen los pinchos. Ello le hace una planta de interior bonita y muy resistente.

Tipos de cactus.

Tanto cactus como crasas son de origen americano y africano, lo que hacen que su clima ideal esa cálido con altas temperaturas, pero sus características le hacen adaptable a cualquier tipo de clima, además de los que pueden ser fríos.

Para que entiendas sus diferencias de forma sencilla y puedas identificar el tipo que quieres tener, te contamos sus tipos y qué lo definen en pocas palabras:

  • Echeveria elegans: cactus idóneo para zonas de interior.
  • Schlumbergera truncata: cactus colgantes, no sólo existen las plantas trepadoras.
  • Astrophytum: con flores, para combinar sus colores con los tuyos.
  • Ferocactus: tiene espinas, disfruta viéndolo pero cuidado cuando lo toques.
  • Lophophpora diffusa: sin espinas, se deja acariciar.

El motivo de su supervivencia se basa en que, con el tiempo, han cambiado sus hojas en espinas para reducir la superficie de evaporación, trabajan como efecto reflectante contra los rayos solares, cogen el agua del rocío gracias a la condensación y se protegen contra los herbívoros.

El cactus se deja cuidar.

Estas plantas, maravillosas por su supervivencia y su capacidad de adaptación, son unas luchadoras que se han ganado el hueco en nuestra vivienda. Parte de su magia, además de lo contado, reside en que, a pesar de todo, no es tan delicado como parece, su cuidado es más sencillo de lo que crees. Te ayudamos a cuidar tu cactus.

  • Luz: por su naturaleza e historia es fácil entender que necesitan mucha, el lugar ideal es delante de la ventana, incluso en verano es recomendable sacarla al balcón o terraza.
  • Riego: dependiendo de la estación en la que nos encontremos, precisará más o menos cantidad. En invierno es recomendable regar una vez al mes, y en verano, sólo cuando veas que la tierra se encuentra seca, puede servir que hagas como con el bizcocho e introduzcas un pincho y si sale seco es el momento óptimo. Recuerda que la humedad en exceso es perjudicial.
  • Abono: se debe fertilizar de primavera a otoño una vez al mes. Se recomiendan fertilizantes específicos para este tipo de planta.
  • Temperatura: a pesar de lo que creemos, el desierto llega a alcanzar temperaturas bajo cero. En invierno es recomendable tenerlas dentro de casa y en una habitación fresca, sin humedad y riégalo cuando esté seca la tierra.

Obviamente, hablamos de una planta con muchas clases y variedades, te hemos dado unos consejos genéricos, pero cuando adquieras tu cactus en Cómprate un Cactus, déjate asesorar por nosotros para ayudarte a cuidarlos de la mejor forma posible.

Comparte esta entrada